Y caminar, y compartir... Con Ada Luz Márquez. Hermana Águila, de nuevo.

Resultado de imagen de hermana aguila facehttp://4.bp.blogspot.com/-SzOBkq3k_U0/V4vjl3Kr4AI/AAAAAAAABIc/kqOc-Kr1wewZBzS6ypoBuIlnZrqtF1yBwCK4B/s1600/13332971_1754630658084774_919181365911256388_n.jpg
Me llamo Ada Luz Márquez, mi pseudónimo es “Hermana Águila” y soy Mujer, madre y hermana. Me declaro Poeta sin remedio (ni quiero tenerlo). Estudié varios años de Pedagogía y Educación social por pura vocación. Considero a la Educación como la herramienta más poderosa de R-evolución, de cambio, de transformación. También he vivido durante muchos años y aún vivo, a paréntesis y a ratos, en pleno contacto con la Naturaleza. Me formé en Naturopatía y siento que la combinación de Poesía, Educación y Naturaleza, es la alquimia mágica, la fórmula perfecta para la sanación individual y colectiva de la familia Humanidad.

He creado y participado en muchos proyectos educativos y literarios con muchos colectivos sociales en diferentes ámbitos (niños, personas en riesgo de exclusión social, ancianos, mujeres, jóvenes) con la intención de sensibilizar, poetizar el mundo y hermanar el corazón humano al corazón de la Tierra.

La vida me ha ido encaminando como comunicadora, narradora, trovadora, Animadora Sociocultural, Clown, Guardiana de la Tierra, etc, sobre todo sorprendiéndome a mí misma de la cantidad de dones que le brotan a un ser humano cuando pierde el miedo a perder y apuesta por lo que sueña. El camino nos puede modelar de muchas maneras, pero nosotros somos el barro nutriente de la semilla que elijamos hacer brotar.

¿Por qué y cuando empiezas a cultivas tu faceta como escritora?



Escribo porque respiro. Necesito escribir porque si no lo hago, me atraganto con las palabras no escritas. Escribo poesía desde que aprendí a escribir, como quien aprende a caminar y ya nunca más quiere vivir arrodillado. La poesía es todo lo que somos, lo que vemos, y, sobre todo, lo que se siente.. Adentrarse en la palabra, y descubrir que tiene piel.

Desde muy pequeñita. aprendí a leer con poemas de Khalil Gibran, Pizarnik, Lao Tse, Tagore y Walt Whitman. Luego más adelante amé a Eduardo Galeano, Clarize Lispector. Simone de Beauvoir y Saramago, entre otros faros que han dejado y dejan su huella luminosa al mundo.

Mi primer cuaderno de poemas lo escribí con siete años, y no versaba sobre el perrito y el gatito, sino sobre la muerte y los mundos de cristal y silencio. ¡Ya ves! Podría haber escrito sobre cosas más sencillas, pero preferí complicarme un poco la vida y encaminarme en el Arte de escribir sobre lo más hondo utilizando las palabras más sencillas posibles.

Creo que esta profesión no se elige, más bien te elige ella a ti, y tú sólo vives a sus pies, a su servicio. 



¿Qué herramientas son necesarias?



Más importante que adquirir estilos o maneras es, sentarse y observar. Si, así de simple, que aunque así lo parezca, no lo es en absoluto. Convertirse en observador de instantes, de lo sutil, de lo invisible. Eso es ser poeta, observar el mundo, observarse en el mundo.

Y muy importante, un bolígrafo a mano para escribir y escribir y más escribir, aún sin tinta, aún a oscuras. La escritura es, sobre todo, constancia y amor. La poesía no es rima, métrica y ya. Para mí es mi oración sagrada, mi religión, mi libertad. La poesía es el alma del universo, y el ser humano es otro universo, un microcosmos. Asomarse por la ventana del alma humana y luego revelar los colores de su paisaje, es el verdadero reto. Liberar en palabras lo que llevamos dentro y no hemos nombrado aún, es realmente catártico y sanador. Tan sanador es para quien lo escribe como para quien lo lee, porque aunque nos distinga la peculiaridad de cada uno, nos duele lo mismo, amamos lo mismo, nos eriza la piel lo mismo. En definitiva, somos lo mismo, por eso nos sentimos identificados unos con otros. Si decidimos dedicarnos al mundo artístico, ya sea cual fuere, es vital que sea por absoluta pasión, un amor leal y fiel para toda la vida. Si lo que buscamos es reconocimiento, fama o dinero, será un rotundo y sinsentido fracaso, sobre todo de uno mismo para sí mismo. Si escribimos para lucirnos, para quedar bien o parecer muy intelectuales, olvidémonos y dediquémonos a otras cosas, de verdad. La poesía no pertenece a los intelectuales, es del Pueblo y para el Pueblo.

La Poesía es de valientes, visionari@s. osad@s, inadaptad@s crónic@s, loc@s; quizá demasiado cuerd@s en un mundo tan loco… Y por supuesto que tod@s podemos hacer una rima y escribir un poema, tod@s llevamos la poesía dentro, corriendo por nuestras venas. La cosa está en que poc@s, muy poc@s, nos atrevemos a desnudarnos el alma ante el mundo, y sobre todo, ante nosotr@s mism@s… y contarlo.



¿Qué elementos necesita una poesía para que se considere buena?



Ser real, tan real como esta mesa o este ordenador, o este sentimiento. Ser real no es pretender ser, sino Ser simplemente auténtico. Y cuanto más vacío de Mente y más lleno de corazón esté escrito un poema, más real es. Cuanto menos nos importe lo que digan o lo que piensen, en su sintáctica o morfología, cuanto más nos volquemos en lo que realmente queremos contar, porque si no lo hacemos, directamente moriremos, más brillante será un poema. Eso es. eso es la poesía, un barranco, una balsa, un beso, una bala. Aquella que te hace temblar de vida y de amor, la que te calcina el alma con el incendio de una sola estrofa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario